Viajar solo: Qué ver en Bangkok en dos días
544
post-template-default,single,single-post,postid-544,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
que ver en bangkok

BANGKOK: qué ver en dos días

Bangkok es una ciudad de excesos, contrastes, un inmenso patrimonio cultural y una predisposición al turismo que consigue que, desde el primer momento, te sientas en casa.

En la capital tailandesa los templos comparten mesa con los rascacielos y los tuk tuks con las limusinas de lujo. Es una extraña mezcla entre la tradición asiática milenaria y las megaurbes futuristas.

Para ti, que te gusta viajar solo (o no), hemos recopilado los hits más pegadizos de Bangkok. Todo que tienes que ver en Bangkok.

¡Prepárate!

El Gran Palacio y el Templo del Buda Esmeralda.

El Gran Palacio Real es una de las construcciones más hermosas de la capital tailandesa. Un complejo de edificios que sirvieron como residencia oficial del rey de Tailandia durante más de cien años. Para ser más exactos, del s. XVIII hasta mediados del s. XX.

Dentro del Gran Palacio Real, el Templo del Buda Esmeralda es el más importante. El Wat Phra Kaew es el más visitado gracias a la estatuta del Buda Esmeralda. Según la leyenda, esta estatua tallada en jade posee poderes sobrenaturales.

La entrada al Gran palacio Real cuesta unos 500 bath (12 euros) y la manga y el pantalón corto no están permitidos.

Wat Pho y el Buda reclinado.

46 metros de largo y 15 de alto para el Buda reclinado más grande de Tailandia que luce más en vivo que en las fotografías. Recubierto de pan de oro, está completamente encajado en el templo. Hay dos pasillos estrechos para rodearlo.

Su precio es de 100 bath (no llega a 2,5 euros) y lo tienes muy cerca del Gran palacio Real.

Wat Arun.

#wataruntemple #thailand #travels

A post shared by fiorella (@fiorela2004) on

Otro de los templos que ver en Bangkok sí o sí. El Wat Arun, o Templo del Amanacer, destaca por tener la torre central más alta del país (82 metros tienen la culpa). A su alrededor cuatro prangs de menor tamaño.

Si te recuerda a los templos de Camboya es porque su arquitectura es de estilo Khmer.

Si puedes subir, podrás admirar el río y los templos colindantes desde una posición privilegiada.

Precio de la entrada: 50 bath.

Chinatown.

Somewhere 🚅🚅 #chinatown #chinatownbangkok #thailand #summervibes

A post shared by PABP (@bp.anpa) on

Todas las grandes capitales mundiales tienen un denominador común: el barrio chino. El brillo de Chinatown en Bangkok se debe al caos que impera (una dosis extra respecto a otras zonas de la ciudad) y la seguridad.

El barrio chino parece en constante ebullición. Las tiendas de ropa, comida y los bazares pueblan sus aceras y le dan un golpe de color y una gracia particular a este distrito.

Wat Saket.

Conocido también como Phu Khao Thong o la Montaña de Oro, sus vistas de la ciudad te van a impresionar.

Durante siglos fue el punto más alto de la ciudad. Ahora, llama la atención al estar rodeado de los modernos rascacielos de Bangkok y por la espesa vegetación que cubre su base.

318 escalones te separan de la cima del Wat Saket. Un esfuerzo que merece mucho la pena, tanto por las vistas como por la Gran Estatua Dorada o el hermoso jardín que alberga.

Su precio es de 20 bath.

Lumpini Park.

🍃🌞 #Bangkok #thailand

A post shared by Sally (@sallyhazel97) on

Para que te hagas una idea, el parque Lumpini viene a ser el Central Park de Bangkok. Un pulmón imprescindible para esta caótica ciudad. El sitio perfecto si quieres desconectar, tomar aire y descansar un rato.

Con casi 100 años a sus espaldas, el parque Lumpini se extiende por más de 50 hectáreas (traducido al castellano: es gigantesco).

Es el rincón favorito de los bangkokianos para hacer deporte, ya sea correr, hacer musculación en sus gimnasios al aire libre o practicar Tai Chi.

Como datos curiosos: el parque Lumpini está lleno de varanos (unos lagartos de considerable tamaño) y a las 18 horas suena el himno de Tailandia por la megafonía.

Khao San Road.

Street food, street fight •

A post shared by Marco Ghezzi (@_marcoghezzi_) on

El barrio de los mochileros o una marabunta de personas perdidas en un laberinto de puestos y neones.

Esta calle vive al máximo prácticamente las 24 horas del día y es uno de los puntos fuertes del alojamiento en Bangkok. Hoteles, pensiones y hostales se agolpan en Khao San Road para abastecer las necesidades de los turistas.

Los puestos de Street food y de actividades o excursiones turísticas son otros grandes atractivos de este barrio.

Si tu intención es viajar solo a Bangkok, Khao San Road te va a ser muy útil. Aunque te alojes en otra zona, allí puedes conocer muchos viajeros con los que compartir experiencias y consejos acerca de del viaje.

Paseo por los canales.

Los Klongs o canales de Bangkok eran usados antiguamente para el transporte (personas o mercancía) y para la venta en los mercados flotantes. Es una experiencia magnífica en la que te sumerges de lleno en la tradición tailandesa y puedes ver el día a día de la gente que vive en la orilla.

Para recorrerlos tienes dos opciones: de forma privada o en una excursión organizada. Es decir, o una barca para nosotros o unirnos a un grupo.

En el muelle Sapham Taksin encontrarás distintos puestos en los que contratar la excursión.

Combate Muay Thai.

#wayofmartialarts #wayofmuaythai #muaythai #jumpkick #highkick #warrior

A post shared by Way Of Martial Arts (@wayofmartialarts) on

Aunque no te gusten los deportes de contacto, ver un combate de Muay Thai en Bangkok es toda una experiencia.

Es una de las artes marciales con más años del mundo y una de las más espectaculares. En el Muay Thai se permite el golpeo con casi todo: puños, piernas, codos, rodillas,…

Los dos estadios principales en la capital tailandesa son el Lumpini y Rajadamnern.

Masaje tailandés.

#premassage #happyending #thaimassage #bangkok #thailandia

A post shared by Cristian (@meloc83) on

Si hay algo que te vas a hartar a ver en Bangkok son locales de masajes. Es difícil resistirse y no darse uno porque, además, son muy baratos (unos 250 bath por dos horas).

Hay tres tipos, lo más clásicos por decirlo de alguna manera:

El masaje tradicional tailandés (con el que te estiran y te crujen el cuerpo hasta la extenuación). El masaje de pies (que incluye reflexología). Y el masaje con aceite (por todo el cuerpo incluyendo la cabeza).

Y aquí termina esta guía de viaje de Bangkok, que esperamos te sirva de ayuda si estás decidido a viajar por tu cuenta (o no, porque sirve perfectamente para viajes en pareja, grupo o familia).

Ahora es tu turno, ¿qué te ha parecido el post?, ¿te han entrado unas ganas locas de cruzar el charco? ¿Conoces algún plan impresicndible que se nos haya escapado? Déjanos tu comentario aquí, por favor.

No Comments

Post A Comment

Si continuas navegando por este sitio web o haces clic en el botón de aceptar significa que aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar