viajar en bicicleta

VACACIONES EN BICICLETA: las mejores ciudades de Europa

Igual a ti te pasa lo mismo que a mí y quieres conocer las ciudades de una manera distinta, más sostenible y, por qué no decirlo, divertida. Viajar en bicicleta es especialmente divertido si lo haces con niños.

Porque gozar de un viaje subido a una bicicleta es una experiencia fantástica para las familias, si sabes bien a dónde ir. Y es que no todas las ciudades están pensadas para ayudar a la conservación del medio ambiente o para el transporte más sostenible.

No te preocupes, porque en el Destinauta te vamos a revelar esas urbes idóneas para practicar un poco de cicloturismo.

Aquellos puntos del planeta en los que aspectos como la seguridad o las infraestructuras son cuestión de estado y puedes recorrer sobre dos ruedas sin la tensión de la mayoría de las ciudades españolas.

 

Copenhague

Si aún no la conoces, Copenhague es la ciudad perfecta para moverse en bicicleta, propia o de alquiler, con unos carriles bici seguros y bien separados de la carretera. Todo muy bike friendly. Pero además, es un gran destino para viajar con niños.

Puedes empezar tu estancia en Copenhague acercándote por la plaza Rådhuspladsen, donde encontrarás una estatua de Hans Christian Andersen y el ayuntamiento, que merece la pena conocer por dentro.

Hasta allí llega uno de los extremos de la multitudinaria calle Strøget, vía imprescindible si te gusta ir de compras. Luego una parada por el Palacio de Christiansborg, actual sede del Parlamento, para llegar a uno de los barrios más curiosos y llamativos de toda Europa, Christiania. Referente absoluto de la comunidad hippie.

Si quieres parar a comer, muy cerca encontrarás el mercado foodie Copenhagen Street Food, donde hacer un avituallamiento antes de llegar a la residencia real, el Palacio de Amalienborg, ver el espectacular edificio de la ópera.

viajar en bicicleta

Copenhague es un destino perfecto para un primer contacto con el cicloturismo gracias, en parte, a la tremenda inversión que han hecho en infraestructuras. Además, es muy llana y para una primera vez esto se agradece mucho.

Ámsterdam

Por el asfalto de la capital holandesa circulan casi medio millón de bicicletas. Y es que 15.000 kilometros de carriles dan para mucho. Los primerizos se suelen asustar al ver tanta bicicleta aparcada en la misma calle, ¿cómo encuentras tu bici entre semejante amasijo de ruedas y manillares? Aunque Amsterdam sea bike friendly no puedes andar a lo loco, así que recuerda que el candado es tu amigo y ten cuidado con los raíles del tranvía.

Una vez aclarado esto podemos arrancar nuestra aventura desde la plaza Dam, centro neurálgico de la ciudad, para movernos hacia los grandes puntos de interés de Amsterdam: la casa de Anna Frank, el Museo de Van Gogh, el barrio Rojo, el parque Vondelpark, auténtico pulmón de la ciudad, el Rijksmuseum o el barrio de Jordaan.

viajar en bicicleta

Estrasburgo

El carril bici más grande de Francia ronda los 500 kilómetros y se encuentra en Estrasburgo, urbe de una belleza apabullante y muy fácil de recorrer a golpe de pedal, en tu bicicleta o en una de las que ciudad pone a tu disposición.

Su casco histórico es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1988 y su catedral de Notre-Dame es una joya arquitectónica sin parangón coronada con esa obra maestra de la ingeniería que es su reloj astronómico.

Tu paseo en bicicleta te llevará frente a la Maison Kammerzell, una de las edificaciones medievales mejor decorada y conservada del gótico tardío. Pedalea por las plazas Gutenberg y Kebler y piérdete por el barrio Alemán, con su arquitectura gótico renacentista, y por el de Petite France, el más acogedor y pintoresco con sus casas de cuento.

viajar en bicicleta

Amberes

En Bélgica la bicicleta tiene un hogar: la ciudad de Amberes se ha marcado objetivos muy ambiciosos para aumentar el número de usuarios sobre dos ruedas y, por eso no han dudado en incrementar el número de plazas de estacionamiento y en mejorar las infraestructuras.

Una ciudad cosmopolita que podrás conocer con tu familia de manera sencilla y fácil, una forma tranquila de viajar en bicicleta: la Estación Central, el barrio de los diamantes, la casa museo de Rubens y la catedral te van a encantar.

Palabras mayores son el T Seen o La Piedra, un impresionante castillo del siglo XIII reformado por españoles, y el museo Plantin-Moretus, una mansión del siglo XVI que alberga la imprenta más antigua del mundo, más de 400 años de existencia, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

viajar en bicicleta

Ljubljana

Es el turno de Ljubljana, capital verde europea durante el año 2016. Los planes y políticas para el transporte en bicicleta son abundantes y positivos en la capital de Eslovenia, aunque mucha gente todavía utiliza mayoritariamente el coche, por lo que se sigue promocionando y facilitando el uso de las bicis entre sus habitantes.

Sin embargo, la mejor forma de conocerla es, sin duda, en bicicleta.

Puedes empezar visitando el castillo, con el mínimo pedaleo te plantarás en el puente del dragón y de ahí al casco histórico. Sigue haciendo cicloturismo por la ribera del Ljubjanica y llegarás al parque Spica.

Para a comer algo con los niños y disfrutad de una tarde de arte en los museos y galerías del parque Tivoli. ¿Quién te iba a decir que Ljubljana era un magnífico destino para viajar en bicicleta?

viajar en bicicleta

Berlín

Parece ser que es el medio de transporte favorito de los berlineses y así lo han demostrado, pidiéndole a sus gobernantes que inviertan en infraestructuras y que desarrollen políticas que beneficien el transporte en bicicleta. Y es que Berlín tiene casi un 15% de ciclistas.

Por un lado, la capital de Alemania posee 600 kilómetros de carril bici y, por el otro, las calles más turísticas cuentan con bici-taxis para quienes estén cansados de pedalear. Si estás pensando en viajar en bicicleta, piensa en Berlín.

Para ti, que estás pensando en un día familiar con la bicicleta, qué mejor que dar una vuelta por la puerta de Brandenburgo, Alexanderplatz, la parte este del muro de Berlín y un pequeño descanso para reponer fuerzas. Luego pedalear un rato hasta la catedral de Berlín, ver el Reichstag, el monumento al Holocausto y el Checkpoint Charlie. Un día intenso de bicicleta e historia.

viajar en bicicleta

Y aquí termina esta pequeña guía de viaje para recorrer Europa en bicicleta, que esperamos te sirva de ayuda.

Ahora es tu turno, ¿qué te ha parecido el post, ¿te han entrado unas ganas locas de pedalear por el mundo?

¿Conoces alguna ciudad bike friendly que se nos haya escapado? Déjanos tu comentario aquí, por favor.

No Comments

Post A Comment

Si continuas navegando por este sitio web o haces clic en el botón de aceptar significa que aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar